Historia

MOTOCLUB “VILLA DE GUARDO”

HISTORIA Y VIDA

El motoclub comenzó su andadura como tal por el año 1987, aunque antes existió otra formación que se denominaba “Motoclub Escape”. Después de unos años y tomar carácter más serio, se decidió legalizar esta asociación y así consta como  inscrita en el Registro de Asociaciones de la Delegación Territorial  de la Junta de Castilla y León en la provincia de Palencia el día 19 de Mayo de 1995 y también como Club Deportivo el día 16 de abril de 1996. En la actualidad cuenta con una lista de 243 socios actualizados de un registro de 378 socios y una directiva elegida democráticamente cada cuatro años en asamblea general de todos los socios como mandan los estatutos de la asociación. Las actividades fundamentales se basan en todo lo que se relaciona con el mundo de la moto, como viajes turísticos, excursiones culturales, concentraciones, cursos de seguridad vial, charlas de mecánica, fiestas moteras y en su día se hicieron cenas con invitados prestigiosos del mundo de la moto, como por ejemplo Carlos Cardus, Sito Pons, Rubén Xaus, Amos Bilbao, Amatriain, Jesús Martin (Capu) etc, y todos ellos acompañados por el periodista mas veterano y líder del mundo del motor Paco Peña.

La actividad estrella es la concentración motorista “LECHAZOS” , este acontecimiento requiere un gran esfuerzo y compromiso por parte de los socios, a quienes hay que agradecer el trabajo que realizan de forma desinteresada. No menos importante es la ayuda que nos ofrecen todos los colaboradores, que sin esa ayuda sería imposible realizar la concentración motorista. MUCHAS GRACIAS.

El motoclub programa un calendario anual de salidas organizadas muy extenso   que goza de gran afluencia de participantes, , también organiza concentraciones, carreras de minimotos, fiestas moteras y colabora con peñas, asociaciones y con el Ayuntamiento de Guardo.

Este motoclub se mueve, trabaja con ilusión y sigue creciendo.

Si algo bueno tenemos los moteros a diferencia de los “enlataos” es que nos consideramos una gran familia y nos regimos por un código de honor que no nos permite dejar tirado a un compañero en la carretera y nos obliga a tender siempre una mano a los colegas en apuros aunque no los conozcas de nada, de esta manera nunca nos sentimos solos y esto es lo que nos hace estar orgullosos de nuestra condición de motoristas, de nuestra camaradería y de sentirnos gente especial.

 

Ráfagas y uves desde el Motoclub “VILLA DE GUARDO”

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: